15% de descuento
15% de descuento

ENVÍO GRATIS a domicilio por compras a partir de $45.000 | Regístrate y obtén un descuento de $6.000 en tu primera compra | Descubre tu tienda más cercana

Nuestra historia

Te damos la bienvenida a The Body Shop

Nuestra historia comienza en Brighton, Inglaterra, en 1976. Todo empezó con nuestra fundadora, Anita Roddick, y su idea revolucionaria de que las empresas podían tener un impacto positivo en la sociedad y el planeta. Hemos mantenido su visión durante más de 40 años en los que nos hemos dedicado a romper las reglas, ser siempre sinceros y propiciar el cambio.

“Las dimensiones social y medioambiental están en el mismo corazón de nuestra empresa. No son ni el primero ni el último de nuestros objetivos, sino una constante en todo lo que hacemos”.
Anita Roddick
FUNDADORA DE THE BODY SHOP

AGUA DE PERFUME

Cuando The Body Shop abrió sus puertas por primera vez en 1976, era una pequeña tienda de fachada verde en las calles de Brighton, Inglaterra. Su enfoque de la belleza era radicalmente diferente al de las grandes empresas del sector. Se propuso algo muy sencillo: obtener ingredientes naturales y éticos de todo el mundo, y vender sus productos en envases sencillos y rellenables. Creó productos y rituales de belleza para todos los cuerpos que hacían que las mujeres se sintieran bien sin querer cambiar sus cuerpos.

"Las dimensiones social y medioambiental están en el mismo corazón de nuestra empresa. No son ni el primero ni el último de nuestros objetivos, sino una constante en todo lo que hacemos".
Anita Roddick
FUNDADORA DE THE BODY SHOP

PIONEROS DEL CAMBIO SOCIAL

Hace más de 40 años, este enfoque era realmente revolucionario. Con la pasión de Anita Roddick por el planeta y las causas justas, The Body Shop fue siempre mucho más que una marca de belleza. Tenía un propósito; los beneficios económicos y los principios éticos se unían en armonía. Nuestros productos nunca han sido testados en animales, y nunca hemos explotado a nadie para hacerlos. Trabajamos de forma justa con agricultores y proveedores, y ayudamos a que las comunidades prosperen con nuestro programa de Comercio Justo con Comunidades. Hoy en día, cada vez más marcas siguen nuestros pasos, y estamos encantados de que se unan a nuestro camino. El mundo nos necesita.

“La belleza es una expresión externa de todo lo que nos gusta de nosotros mismos”.
Anita Roddick
FUNDADORA DE THE BODY SHOP

PIONEROS DEL CAMBIO SOCIAL

Hace más de 40 años, este enfoque era realmente revolucionario. Con la pasión de Anita Roddick por el planeta y las causas justas, The Body Shop fue siempre mucho más que una marca de belleza. Tenía un propósito; los beneficios económicos y los principios éticos se unían en armonía. Nuestros productos nunca han sido testados en animales, y nunca hemos explotado a nadie para hacerlos. Trabajamos de forma justa con agricultores y proveedores, y ayudamos a que las comunidades prosperen con nuestro programa de Comercio Justo con Comunidades. Hoy en día, cada vez más marcas siguen nuestros pasos, y estamos encantados de que se unan a nuestro camino. El mundo nos necesita.

REDEFINIENDO LA BELLEZA

Cuando The Body Shop nació, la industria de la belleza tenía unas ideas bastante claras de cómo debían ser las niñas y las mujeres. Pero Anita también tenía las ideas claras. Ella defendía que la belleza era la fuente de alegría, comodidad y autoestima de las personas. Era eso que nos gustaba de nosotros mismos y nos hacía sentir bien. Anita estaba convencida de que sus productos de belleza eran un ritual diario de amor propio, sin las falsas promesas de adelgazamiento o rejuvenecimiento +que tanto se usaban en la industria. Ella no quería crear productos que hicieran a las mujeres parecer aquello que no eran, sino ayudarlas a ser la mejor versión de ellas mismas.

LA EMPRESA COMO FUERZA POSITIVA

The Body Shop cuenta con una larga historia de activismo que comenzó en 1986. Anita se unió a Greenpeace en la campaña Save the Whale para luchar contra la cruel caza de ballenas y fomentar el uso del aceite de jojoba como sustituto del esperma de ballena, que, por aquel entonces, se usaba ampliamente en la cosmética. Empezamos a lo grande. Empezamos así porque quisimos seguir así. Hoy en día, somos una marca global de confianza con décadas de activismo de éxito a nuestras espaldas. Estamos en una posición única para dar voz a las preocupaciones de nuestros millones de clientes, y hacemos llegar nuestras causas a los responsables de tomar decisiones en todo el mundo para asegurar un cambio positivo a largo plazo.

Subtotal: